En la final de la Champions cobra vital importancia el gol y saber quién será el autor del tanto que proporcione la ansiada Copa a su equipo. En esta competición, hay un futbolista que se antoja como sinónimo de gol en cada encuentro. 

Cristiano Ronaldo ha vivido un año atípico. Diferente a lo que era y con la necesidad de evolucionar a una nueva versión. Comenzó la temporada con inseguridades y con voces críticas que cuestionaban su estado de forma. Lentitud y falta de gol eran las principales quejas que tenía que oír del sector más exigente. Desde el mes de enero comenzó una nueva versión que se ha ido puliendo hasta ofrecer el rendimiento máximo de los meses de abril y mayo. No es el que era, pero es efectivo, sabe dónde estar y aprovecha sus opciones. En Liga ha anotado veinticuatro goles. En Champions, se siente cómodo y sabe cuándo marcar el gol. Decisivo, letal e imparable. El mejor ejemplo fue la lectura realizada y la facilidad para anotar hat-tricks ante el Bayern de Múnich y Atlético de Madrid. Fue el nombre propio de ambas eliminatorias. Sin brillar pero siendo el más determinante. Su gol se paga a cuota 2 en el Sportsbook de Betfair.

Aunque Cristiano Ronaldo es el hombre gol de la competición no es el único que gana enteros para tener su cuota de gol en la final. Bale regresa tras su lesión pero no al está al 100%. No para jugar un partido completo, a pesar de que desearía ayudar a su equipo a ganar la duodécima en su tierra. Benzema es un delantero especial. Frío pero calculador, con visión de juego, pases milimétricos, habilidad para hacer mejores a quienes le acompañan arriba. Más allá de la BBC, el Real Madrid por medio de Zidane ha sabido cómo evitar que se echara al tridente en falta cuando las lesiones han impedido su alineación. Marco Asensio, Lucas, Isco o James han participado con asistencias o goles que han ayudado a que el equipo multiplique sus opciones ofensivas.

Por parte de la Juve existe un especial interés en Higuaín. Perseguido todo el año por su supuesto sobrepeso, se enfrenta al que fuera su equipo. Dybala es una promesa que sabe marcar diferencias en el presente pero cuyo futuro se antoja cada vez más halagüeño. Mandzukic está en un segundo plano pero ha sabido asumir el rol que Allegri le ha inculcado para que ayude al equipo.

Todos ellos son los principales referentes de cara al gol pero qué otros jugadores pueden ser nombres propios. Imposible no hablar de Sergio Ramos. El capitán del Real Madrid es sinónimo de lucha incansable, de creer cuando todo está perdido y de anotar goles vitales que han salvado a los madridistas. El recuerdo imborrable de su gol en Lisboa y de tantos otros goles aprovechando las jugadas a balón parado para sentirse superior y no fallar, estarán presentes durante los noventa minutos por parte de aquellos que deban marcarle con la intención de evitar que vuelva a ser el héroe de la noche.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *