El Sevilla FC afronta un nuevo verano de regeneración en su plantilla con Sampaoli al frente del proyecto tras la salida de Unai Emery al Paris Saint-Germain. Las Supercopas de Europa y España serán el primer reto para el técnico argentino.

 

El Sevilla FC pone a punto su maquinaria para volver a ser en la temporada 2016/17 uno de los equipos que mejor compiten en Europa. Unai Emery ha puesto el listón alto. Cambió de club tras conseguir tres Europa League de manera consecutiva y llegar a la final de la Copa del Rey ganada por el FC Barcelona en mayo.

 

La política de fichajes del Sevilla provoca que cada verano salgan y lleguen nuevos jugadores con un perfil similar. Con frecuencia, la secretaría técnica liderada por Monchi sorprende con incorporaciones a bajo coste cuyo valor se multiplica conforme avanza la temporada. No requieren de un periodo de adaptación excesivo y encuentran fácilmente la motivación para destacar en un grupo equilibrado, ambicioso y que apuesta por conseguir títulos cada campaña. La Europa League es su competición talismán. Pocos clubes se encuentran tan cómodos y saben cómo jugar sus cartas. Tres títulos de manera consecutiva sugiere que Sampaoli no tendrá margen de error.

 

Además de Unai Emery, destaca la salida de Grzegorz Krychowiak. El futbolista polaco se ha hecho un nombre en el panorama europeo gracias a su capacidad de liderazgo y desenvoltura en cada encuentro. Ha crecido conforme los objetivos sevillistas se ampliaban y la consecuencia ha sido despertar el interés de los principales clubes continentales, que se ha visto acrecentado a raíz de su papel en la Eurocopa celebrada en Francia. Sus virtudes no han pasado desapercibidas y Emery quería seguir contando con él en el PSG. Se trata de una pérdida importante, pero el Sevilla demuestra que sabe recomponerse de las ventas que multiplican la cantidad invertida en cada fichaje.

 

Sampaoli ha aterrizado en Sevilla con ilusión. La afición le ha acogido con los brazos abiertos. Su carta de presentación incluye la Copa América conseguida con Chile en 2015. Su trabajo exhaustivo, su estudio del fútbol, análisis de rivales y capacidad estratégica se amoldan perfectamente a lo que los sevillistas buscan en un técnico. Así lo ha demostrado en los primeros amistosos de la temporada ante River y Santa Fe. Aunque en líneas generales toda la plantilla rindió a buen nivel, cabe destacar el buen trabajo de Konoplyanka. Su primera temporada en el Sevilla alternó luces y sombras. Con Sampaoli y con la ayuda del recién llegado Correa deberá explotar todo su talento. Ganso, Kranevitter y Franco Vázquez deben mejorar a los jugadores que ya hay. Hasta el momento son cinco los fichajes pero la fábrica de sueños vuelve a funcionar. Las Supercopas de Europa y España servirán para tomar la temperatura al nuevo proyecto. Comenzar el curso con dos nuevos títulos en las vitrinas servirá para crecerse de cara a la regularidad liguera y ganar confianza en la Champions, a donde accedieron como vigentes campeones de la Europa League.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *