El FC Barcelona ha iniciado su preparación para una temporada en la que apuesta por conseguir los tres títulos. Cerraron el curso pasado ganando la Liga en el último encuentro y la Copa del Rey al Sevilla FC. Parte de su éxito reside en la letalidad goleadora de Messi, Neymar y Suárez.

 

El FC Barcelona trabaja para mantener intacta la hegemonía que ha instaurado en el fútbol en los últimos años. Con Luis Enrique en el banquillo han mantenido la estabilidad necesaria para sacar partido al equipo y mejorar cada temporada su rendimiento. No sólo se centran en el toque y la posesión, trabajan la estrategia, existe versatilidad y han sabido combinar sus mejores virtudes con un fútbol más potente, veloz y arrollador. Messi ya no está solo. Con Neymar y Luis Suárez se han convertido en el tridente goleador del fútbol europeo y una de las pesadillas para cualquier defensa rival.

 

Messi ha sido noticia durante todo el verano. Llegó con Argentina a la final de la Copa América Centenario pero se repitió el desenlace de la última edición en la que Chile se impuso a la albiceleste. Tras el encuentro, Leo se planteó abandonar la selección al considerar un fracaso las finales disputadas y perdidas con su selección. El revuelo no se hizo esperar ni tampoco las campañas para tratar de convencer al astro argentino de que, aunque su selección pierda, su sitio está con ellos ya que la peor derrota sería perderle. Han sido semanas intensas también en lo extradeportivo como consecuencia de los problemas con la Hacienda española. Luis Enrique quiere que se centre en lo que mejor sabe hacer y sabe que no habrá distracción que merme su rendimiento sobre el césped.

 

Neymar está preparándose para disputar los Juegos Olímpicos con su selección que se celebran en Brasil. Rogérico Micale ha declarado que está mejor de lo que pensaba. Hay motivación y el jugador es consciente de la relevancia que supone ganar. El seleccionador es consciente de que debe perfilar aspectos tácticos del equipo para que brille la mejor versión de Neymar. Cuando se siente importante, capaz de marcar las diferencias y cuenta con libertad es cuando aflora su mejor versión y, con ella, su carácter decisivo y líder.

 

Luis Suárez se entrena con el Barça. Piensa en el primer título de la temporada: la Supercopa de España donde volverán a cruzarse con el Sevilla FC. Finalizó la temporada con una lesión y tras acudir a la Copa América Centenario busca aumentar su palmarés en un nuevo curso de blaugrana. Se ha convertido en uno de los delanteros más completos. Más allá de sus goles, los marca desde cualquier posición, hay que destacar su sacrificio con el equipo, su espíritu de lucha, capacidad defensiva y visión de juego. Ha encontrado la simbiosis junto a Neymar y Messi. Los tres se mejoran y reinventan cada jornada.

 

Neymar, Messi y Suárez son sinónimo de gol. En la temporada 2015/16 sumaron 131 goles entre los tres (Suárez 59, Messi 41 y Neymar 31) superando en nueve los goles anotados en el anterior curso. Para la temporada 2016/17 se espera que continúen ampliando los registros. En el Sportsbook de Betfair, la cuota si el Barça marca más de 113.5 goles en Liga alcanza el 2.2 euro. Messi (1.9) y Suárez (2.1) pujan con igualdad a ser los máximos anotadores del equipo así como para ser los primeros en anotar 5 goles, mientras Neymar se descuelga (9) en ambos casos y se coloca un escalón por debajo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *