El uruguayo ha sufrido durante tres años, desplazado por Zlatan Ibrahimovic. Ahora es el único 9 del PSG, pero las exigencias goleadoras se incrementarán a cambio.

 

El flamante nuevo entrenador del Paris Saint-Germain, Unai Emery, articuló esta semana con claridad una sensación que muchos aficionados y expertos también habían experimentado en los últimos meses: el goleador del equipo, Edinson Cavani, debe ponerse otra vez el traje de goleador. “Ha jugado mucho por la izquierda”, se explicó Emery, “pero ahora debe sentir que va a ser el delantero centro del equipo”.

 

Cuando llegó al Parque de los Príncipes procedente del Nápoles en el estío de 2013, el uruguayo era conocido por ser un ariete despiadado, con unos magníficos números y un nivel de actividad ciertamente llamativo. En París, sin embargo, se encontró con que el espacio frente a la portería rival ya estaba ocupado, y no por cualquiera. Zlatan Ibrahimovic había marcado 30 tantos en la Ligue 1 en la campaña anterior. Tras algunos experimentos, se comprobó que la cohabitación en el centro del ataque no era posible. A Cavani, por ello, le ha tocado ocupar otras zonas en los tres años en los que ambos han compartido caseta.

 

Con el pase de la volcánica estrella sueca al Manchester United, la responsabilidad de aportar casi un gol por encuentro recaerá en su antiguo subalterno. Emery, sin embargo, ya ha avisado de que compañeros como Javier Pastore o Lucas Moura tendrán que asistirle en esa tarea. Y también ha señalado que el club sigue buscando activamente un socio que pueda suplirle cuando el uruguayo se lesione o necesite un respiro. El punta del Lyon Alexandre Lacazette es una vieja aspiración parisina, pero de momento el Olympique no parece muy por la labor de dejar marchar a su estrella a un PSG que lleva ya cinco años fagocitando al resto del fútbol galo.

 

A pesar de la permuta en el banquillo y la marcha de Ibrahimovic, se paga únicamente a 1.08 en el Sportsbook de Betfair que el club capitalino repita entorchado doméstico en la campaña entrante. El bloque que Emery ha heredado sigue siendo fortísimo, con jugadores para doblar con garantías en todas las posiciones, menos precisamente la de ariete. El reto que el jeque Nasser Al-Khelaifi tiene entre ceja y ceja, sin embargo, es la Champions League. Ahí, los apostadores no son tan optimistas, ya que se puede multiplicar por 15 la inversión en el caso de que el PSG sea campeón continental. Para ello, se requerirá una versión estelar de Edinson Cavani, el delantero centro que debe recordar que no hace mucho era delantero centro. De los mejores que existen, además.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *